fbpx

Noticias
4

Abr

<< REGRESAR
Otitis

Se denomina otitis a la inflamación de cualquiera de las estructuras del oído por cualquier motivo, usualmente haciendo referencia a causas infecciosas.

morena-dolor-oidos_13339-28208

 

Otitis externa

Otitis externa, también llamada oído de nadador, se refiere a la inflamación de las estructuras del oído externo (o sea la aurícula y el canal auditivo) por cualquier motivo. Las causas de otitis externa pueden variar ampliamente e incluyen reacciones alérgicas, alteraciones en la piel e infecciones. La causa más común de otitis externa son infecciones bacterianas, seguidas por infecciones por hongos, y el sitio más frecuentemente afectado es el canal auditivo. En general, esta se origina por alteraciones en la estructura o integridad del cerumen, acompañadas de lesiones o fisuras pequeñas en la piel del oído, las cuales permiten que los microbios crezcan, se multipliquen y produzcan una infección, la cual a su vez provocará inflamación y los síntomas de la enfermedad. En ocasiones extremadamente raras, la inflamación del oído puede deberse a cáncer en el canal auditivo.

Factores de riesgo:

  • Haber nadado
  • Lesiones traumáticas pequeñas en la piel, usualmente como consecuencia de rascado agresivo o limpieza excesiva del oído (frecuentemente con un hisopo).
  • Uso frecuente o prolongado de aparatos que obstruyan el canal auditivo, como audífonos, aparatos para audición o tapones de oído.
  • Rascado debido a reacciones alérgicas en la piel del oído.
  • Condiciones de la piel que afecten la piel del oído (como psoriasis o dermatitis atópica).
  • Radioterapia reciente en el cráneo.

Los síntomas más frecuentes de otitis externa incluyen:

  • Dolor de oído.
  • Disminución o pérdida de la audición.

 

nina-sufriendo-dolor-oidos_13339-28054

El diagnóstico de esta condición se basa en la información que la persona proporcione a su médico y en los hallazgos que el médico encuentre al examen físico, principalmente al evaluar el interior del canal auditivo con un otoscopio. Cuando se realiza la otoscopía, es posible distinguir entre una infección que se origina en el tímpano y una en el canal auditivo, por lo que es el paso más importante del examen físico en este contexto. En algunas ocasiones el médico necesitará realizar un cultivo del material en el canal auditivo para confirmar qué clase de organismo está produciendo la infección y dar el tratamiento apropiado. Si el médico considera que existe una infección bacteriana, indicará tratamiento para eliminar estas bacterias. Si el médico considera que existe una infección por hongos, dará tratamiento antifúngico para eliminar estos organismos.

En algunas personas que han presentado infecciones repetitivas o severas del oído externo, la infección puede diseminarse al hueso temporal del cráneo y a la médula ósea y producir un cuadro llamado otitis externa maligna u otitis externa necrotizante, la cual puede resultar mortal.

 

Otitis media

Otitis media se refiere a la inflamación de las estructuras del oído medio, o sea el tímpano, los huesos del oído, la porción del tubo de Eustaquio más cercana al oído o el recubrimiento de la cavidad timpánica. Esta es una condición extremadamente frecuente, con un gran número de causas posibles y que puede desarrollarse en forma aguda (con aparición rápida y resolución simple con tratamiento) o crónica (de desarrollo lento y con necesidad de terapia prolongada). Según sus características, la otitis media se puede clasificar como otitis media aguda, otitis media con efusión, mastoiditis aguda u otitis media crónica.

 

Otitis media aguda:

Como su nombre indica, esta se desarrolla en forma aguda, y suele afectar el recubrimiento del espacio timpánico y el tímpano. Esta se caracteriza por inflamación de esas estructuras y acumulación de fluido detrás del tímpano debido a la obstrucción de la tuba de Eustaquio. Esto provoca dolor de oído, disminución de la audición, fiebre, malestar generalizado y secreción de pus o sangre por el oído si se daña el tímpano. La causa más frecuente de esta son infecciones bacterianas con la necesidad de tratamiento antibiótico para poder resolverse. El riesgo de presentar otitis media aguda por causas bacterianas (otitis media bacteriana) es mayor en niños, en fumadores y personas con exposición frecuente a humo de tabaco o vehículos, personas con labio y paladar hendido y personas cuyo sistema inmune no funciona apropiadamente.

La otitis media otitis media bacteriana es una de las condiciones infecciosas más frecuentes a nivel global y no suele complicarse con el tratamiento antibiótico adecuado. Si el tratamiento antibiótico no es adecuado, existe infección por una bacteria resistente al antibiótico o hay infecciones severas o recurrentes, puede haber complicaciones. Estas complicaciones incluyen perforación del tímpano, pérdida o disminución de la audición, engrosamiento de la membrana timpánica, parálisis facial, laberintitis e infección de los huesos del cráneo, médula ósea, meninges o cerebro. En tales casos, puede que sea necesario realizar una tomografía o resonancia magnética del cráneo y administrar tratamiento antibiótico agresivo.

 

Otitis media con efusión

Esta forma de otitis media se refiere a la presencia de líquido en la cavidad timpánica sin signos de inflamación de su recubrimiento o de otra enfermedad que afecte al oído medio. Esta suele ocurrir como consecuencia de reacciones alérgicas o por barotrauma (lesiones en el oído medio por cambios extremos en la presión ambiental), principalmente en personas cuyo tubo de Eustaquio se encuentra inflamado u obstruido (disfunción del tubo de Eustaquio). En personas con masas o cáncer que obstruya la nariz, boca o faringe, esta condición es común.

 

Mastoiditis aguda:

El hueso mastoideo es sección del hueso temporal del cráneo que cubre la parte superior del oído medio. La mastoiditis aguda se refiere a la inflamación de esta parte del hueso temporal y ocasionalmente acompaña a cuadros de otitis media aguda.

 

Otitis media crónica:

La existencia de infecciones agudas del oído medio severas, a repetición y con dificultades para resolverse suelen llevar a perforación del tímpano con secreción de pus a pesar de haber administrado tratamiento antibiótico. Cuando esto ha ocurrido, suele diagnosticarse otitis media crónica. Esta puede ser clasificada como benigna (si hay perforación del tímpano pero no secreción), con efusión (si existe una secreción de fluido no infeccioso y no hay evidencia de infección en curso) o purulenta (si hay una infección en curso y el fluido secretado es pus). Cuando existe otitis media crónica puede desarrollarse un colesteatoma, una masa benigna en el oído medio que obstruye el paso del sonido y provoca problemas de audición.

 

En general, la otitis media crónica se presenta por pérdida o disminución de la audición y, si existe una infección en curso, con vértigo y los mismos síntomas que una otitis media aguda. Esta es tratada por antibióticos dentro del oído y tomados por vía oral y suele requerir cirugía para recuperar o mantener la audición.

hombre-joven-aptitud-contra-pared-grunge-que-cubre-oidos-manos-enojado-cansado_1187-10409

 

Si presentas algún síntoma de estos, recuerda que en blue medical te atendemos con los mejores médicos y más alta tecnología.

Agenda tu cita fácilmente aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *