fbpx

Noticias
7

Mar

<< REGRESAR
Peritonitis

Se conoce como peritoneo a la capa de tejido conectivo que rodea a la mayor parte de órganos en el abdomen y pelvis y a la cara interna de las paredes musculares de estos. El peritoneo no solo proporciona protección a los órganos y paredes de la pelvis y el abdomen, también sostiene estos órganos en su posición normal y contiene y protege muchas de las venas, arterias y nervios que se conectan a las estructuras del abdomen y pelvis. Se denomina peritonitis a la inflamación del peritoneo por cualquier causa, usualmente por causas infecciosas. Entre las causas más frecuentes de peritonitis se encuentran:

  • Infecciones por bacterias (causa más común).
  • Infecciones por hongos.
  • Infecciones por parásitos como amebas.
  • Cáncer o metástasis de cáncer al peritoneo.
  • Enfermedades autoinmunes (enfermedades en que el sistema inmune ataca las estructuras del cuerpo por error).
  • Exposición a químicos.

Peritonitis01

Como mencionado, la peritonitis tiene un origen infeccioso en la mayoría de los casos, más frecuentemente por causas bacterianas. La peritonitis suele ser clasificada según su probable origen como peritonitis primaria, peritonitis secundaria o peritonitis terciaria.

  • Peritonitis primaria:

Peritonitis infecciosa originada por la diseminación vía sanguínea o linfática de una infección en un órgano fuera del abdomen o por el paso de bacterias desde el interior de un órgano del abdomen a través de la pared del órgano hacia el peritoneo. En el segundo caso, esto suele ocurrir por el movimiento de bacterias desde el intestino al peritoneo (translocación bacteriana) y es más frecuente en pacientes con acumulación de líquido dentro del abdomen (ascitis), como pacientes alcohólicos y no alcohólicos con insuficiencia hepática, pacientes con enfermedad renal y pacientes con insuficiencia cardiaca. Este síndrome se llama peritonitis bacteriana espontánea, ya que se presenta sin un desencadenante evidente y sin que exista una infección previa.

  • Peritonitis secundaria:

Peritonitis originada por la diseminación de bacterias, otro agente infeccioso o sustancias químicas (como bilis, ácido estomacal o jugos pancreáticos) desde el interior de un órgano del abdomen hacia el peritoneo, debido a la perforación o ruptura de algún órgano abdominal (como el estómago, intestino, colon, vejiga, apéndice o vesícula biliar) o la ruptura de un absceso (una masa contenida en un órgano del cuerpo, la cual se forma por pus, bacterias, células muertas y glóbulos blancos) dentro del abdomen. Esta es frecuente cuando hay un golpe en el abdomen que dañe un órgano y produzca sangrado hacia el peritoneo o cuando un órgano se perfora por una infección o herida. La perforación de un órgano abdominal es común cuando existe apendicitis severa, úlceras profundas y severas en el estómago o duodeno, colecistitis aguda severa, infecciones severas en la vejiga o riñones, operaciones en las que se perfore un órgano del abdomen, diverticulitis severa o enfermedades que ulceren el colon (como enfermedad de Crohn). La peritonitis secundaria también es común en pacientes con enfermedad renal que estén recibiendo diálisis abdominal, cuando el catéter por el que se realiza la diálisis se infecta.

  • Peritonitis terciaria:

Peritonitis que ocurre en forma recurrente o por la persistencia de una peritonitis primaria o secundaria, a pesar de haber recibido un tratamiento adecuado.

Usualmente, la peritonitis suele presentarse por síntomas como:

  • Dolor abdominal intenso y constante, que afecta todo el abdomen y no se mueve entre distintos sitios.
  • Dolor abdominal a la palpación.
  • Rigidez de los músculos abdominales.
  • Fiebre, escalofríos y malestar general (en personas con peritonitis infecciosa).

La peritonitis es una emergencia médica en todos los casos y requiere tratamiento inmediato, pues puede llevar a complicaciones potencialmente mortales.

¿Cuándo debo asistir al médico?

Como mencionado, la peritonitis es siempre una emergencia médica, por lo que consultar en el momento adecuado es siempre importante para prevenirla o evitar que se complique. Será necesario consultar siempre que:

  • Exista dolor abdominal severo, en todo el abdomen, que no se desplace a distintos sitios.
  • Exista dolor abdominal y los músculos del abdomen se encuentren rígidos.
  • Exista dolor abdominal y fiebre.
  • Exista dolor abdominal en una persona que tenga un catéter para diálisis peritoneal.
  • Exista dolor abdominal intenso en la parte inferior del abdomen, el cual no se desplace a otros sitios.
  • Exista dolor abdominal intenso en la parte superior derecha del abdomen, debajo de las últimas costillas, el cual no se desplace a otros sitios.
  • Exista dolor abdominal en una persona que haya sido diagnosticada con divertículos intestinales.
  • Exista dolor abdominal en una persona que haya sido operada recientemente en el abdomen.

Peritonitis02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *